miércoles, 10 de enero de 2018

EN EL ALMOHADON DE PLUMAS


(mi versión del magnífico cuento de Horacio Quiroga)
.
.











Ella era hermosa y llena de sueños exquisitos. Así la conocí.
Era amada, pero con una severidad que no entendía muy bien.
La rodeaban altas y austeras paredes, plagadas de ecos.
Parecía como si un largo abandono hubiera sensibilizado su resonancia.
El silencio de palabras la arrojó a una depresión de la cual no podía salir.
Cada vez más débil, lloraba su espanto callado, prisionero de su timidez.
Por las noches, cuando se acercaba, empecé a oler la necesidad de un contacto más íntimo y profundo.
Sus carencias despertaron mi hambre de ayudarla.
Ya inmovilizada y presa de lo que  llamaban alucinaciones, fue cuando decidí actuar.
Lentamente cada noche me ocupaba de ella. Absorbía sus penas con fervor.
Degustaba su hastío y soledad hasta la médula, consciente del deleite de un trabajo bien hecho.
Yo podía con eso. Era mi naturaleza. Era mi deber.
Me hacía feliz quitarle sus penas. Una a una. Noche a noche. Hasta que lo logré. Al fin  pude liberarla.
Liviana y pálida como una pluma se elevó en el aire y con una sonrisa desapareció.
Y fue una pluma también la que delató mi presencia y anunció mi fin.
No me importó.
Misión cumplida.

Cla9

18/12/09



.
.


Leer más...

sábado, 13 de mayo de 2017

DE ARTE Y ARQUITECTURA


.
Resulta que en aquellos tiempos en los que decidía qué estudiar después de la secundaria no habiendo muchas opciones artísticas suficientemente sólidas elegí la Arquitectura.
Pero resultó en ese entonces tanta fama de profesión de “vagos” tener, que desistí.
Elegí no elegir una carrera universitaria por su mala prensa.
Entonces estudié Publicidad.
Claro que, en poco tiempo noté su desamor por el arte y su amor por los contactos. Lo que me llevó a sacarla de mi vida casi de raíz.
.
Resulta ser que ahora que veo lo que la Arquitectura es, me preocupa que tantas mangas de vagos la hayan invadido. Conquistado. Habitado. Logotipeado.
Tamaña responsabilidad no puede ser alojada por cualquiera.
Un arquitecto es el intermediario entre el constructor y el deseo. Es el que, en un plano, valida locuras o sensateces que se esgrimen entre dimensiones desconocidas, concretas y añoradas a la vez.
Nada vago ni de vagancia existe en eso. Para entretenimiento está el cine, o el actor, cuya responsabilidad o excelencia fluctúa en otra escala de valores.
El constructor hace lo que el arquitecto dice. El arquitecto hace posible lo que el deseo dice.
En el medio pueden pasar demasiadas cosas.
Como en la publicidad.
Como en la vida.
Y lo que queda, es la impecabilidad o el desastre.
Los términos medios tienen el tiempo medido.
Los días contados.
Y mucha mala prensa.
.


cmc.2017
.
.
.
.
.
.
.






.
Leer más...

miércoles, 20 de julio de 2016

LA TRAMA 2016


sin duda estamos todos en la misma trama.
pequeña, parece. pero es infinita.
el tiempo como medida ajusta encuentros
tanto como cajoneos de seres y décadas.
pero todos seguimos en la misma trama vital.
este formato es así.
y aunque nos olvidemos de nombres o vivencias,
o nos reformulemos, o nos reagrupemos,
seguimos tejiendo el tejido punto por punto.
llamarle a eso historia, karma, causalidad
o lo que sea,
no hace que no sea
nuestro eterno presente.
estamos todos.
aquí y ahora.
por siempre.


.
cla9
20.7.2016
23.03H
..
Leer más...

miércoles, 25 de mayo de 2016

TODO MI NO HACER ESTUVO ALLÍ





todo mi no hacer estuvo allí, desde pequeña.
mi ventana al otro lado.
mi momento de olvido.
mil mundos en un gesto en do menor.
.
Y aunque mi mente no termine de entender,
siempre una ventana
con sus sombras y sus luces
me mantiene a tono
y me conecta con esa nada apacible

que va a la velocidad que va mi tierra.

CMC
2016





(foto de zek ramgian)



Leer más...

viernes, 29 de enero de 2016

FIERA - (Jaime)


Ayer, 27 de enero fui a ver a mi zapatero sin avisarle antes, como suelo hacer: Mensajes, Allá voy, ¿Estás? ¿Está listo lo mío? Etc., etc., etc. Estaba cerca. Y como no vi de lejos su puerta abierta, pregunté. Así es como me entero, por alguien de la galería, que se fue. Se murió. Así de golpe. Un par de días después de haber estado acompañando su destreza por unas horas en el último diciembre. Mi zapatero prodigioso. El que adaptaba cualquier bota a mis sensibles pies. El que lograba ilusionarme con despegar de la tierra. El que acomodaba mis pasos, y me hacía sentir mejor con las sandalias que elegía. Se fue. No está más. Y, oh, casualidad, hoy, se me quebraron mis dos pies a unos metros de su local. Con mucho dolor. Tal vez un esbozo del dolor que sintió su corazón al rendirse. Tal vez el dolor que no pude expresar. Por lo que sea. Por lo que sé. Por los tantos años de saberlo ahí. Varias décadas ocupándose de mil detalles. De una partecita de mi vida. Tipo callado, serio. Es alguien que nunca voy a olvidar. Mis pies se irán recuperando, sabiendo que perdieron a su artesano de cabecera.
.
Gracias por todo, Jaime.
Te deseo un buen viaje por donde sea que vayas.
.
Con cariño,
Claudia
28/01/2016

.

...
...



Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...